Inicio Cultura Breves Apuntes del Siglo de Oro Español.

Breves Apuntes del Siglo de Oro Español.

0
0
124

La lengua es la estructura tangible e intangible que sustenta la coherencia de nuestra vida, ya sea por su uso ordinario y democrático o por las transformaciones que sufre al atravesar conquistas, caprichos regionales, accidentes semánticos, que no es mas que, cargar sobre las palabras, el peso de lo que llamamos cultura; el material mas rico, producto de mujeres y hombres que la ponen en práctica cada día. Habiendo dicho esto, podemos decir que, la lengua castellana que hablamos hoy, viene de muchos siglos atrás, pero hubo uno en especial que, gracias a los testimonios mas fieles, los libros, ha marcado un paradigma del cual aún en la actualidad se sigue usufructuando. Ese ha sido el siglo denominado como el de Oro, al cual le atribuyen su comienzo a finales del siglo XV, o para ser más prácticos, con el descubrimiento del continente americano, y que termina a mediados del siglo XVII con la muerte de Calderón de la Barca.

En la ya vieja, desde entonces, Europa, se atisbaban las postrimerías del medioevo, y la península ibérica se desgastaba en las famosas cruzadas que llevaron a miles de católicos españoles a morir a manos de los otomanos, o ser presas en las cárceles del mediterráneo; así fue el destino de uno de los más destacados escritores, si no el más, que perdió una mano en la batalla de Lepanto y vivió un cautiverio de cinco años en Argel; en ese entonces joven, Miguel de Cervantes.

Pero volviendo a las postrimerías de aquella edad que se denominó como medioevo, es importante decir que la península, conocida hoy como España, vivió muchas migraciones del África septentrional y de las costas orientales del mediterráneo, en esas épocas los llamados moros o árabes, llevaron consigo no solo la violencia de la que se les acusa siempre, sino libros de aquella cultura antigua que fue la mas avanzada en tratados de todo tipo, Grecia; así se conoció a Platón, a Plinio y a Aristóteles entre otros tantos, pero fue la lectura de Homero, de Sófocles y Esopo donde se forjó la poesía y la literatura que durante el siglo de Oro, el reino de Castilla dio al mundo.

El descubrimiento de América y su inmediata conquista en la década de los 20’s del S. XVI, confirió al reino de Castilla un poderío económico importante en el mundo, de esta manera pudo administrar y proveer universidades como la de Salamanca y Alcalá de Henares, allí se nutrieron del conocimiento de aquellos sabios griegos y del estudio de la teología y filosofía principalmente, maestros como Francisco Suárez, pionero en el estudio de la escolástica, que consiste en el estudio del cristianismo a través de la filosofía grecolatina.

Sin embargo, es en el arte de la lengua escrita donde se desarrollan estilos y conceptos esenciales que le darían un cambio a las letras no sólo en castellano sino influenciando a otras lenguas. Se hace clara en una estirpe, a principios del Siglo XVII, ya tomando a Cervantes y a Lope de Vega como sus principales exponentes, el desparpajo y la sencillez con la que escriben, incluso alcanzando matices prosaicos en el caso de Cervantes, de ahora en adelante, la lengua castellana entra en el territorio de su perfeccionamiento.

La primera en orden cronológico que irrumpe en ese siglo de Oro en ciernes es La Celestina, de Fernando de Rojas, escrita en 1499, poco después del descubrimiento de América, en esa obra, tan adelantada y tan primigenia en sus temas y conceptos, el autor planta, como un golpe contundente en la literatura, a ese personaje nihilista que es Pleberio, el primer personaje de esa naturaleza en la literatura universal, es decir, sin filiación, que lo pierde

todo y que no encuentra ya ningún orden ni destino en la vida, obra amarga y cómica, que va sentar bases para la tragicomedia que reinará mucho sobre el siglo de Oro.

También, la escritura prosaica tiene como una de sus mejores obras, el temprano texto anónimo conocido como El Lazarillo de Tormes, creando en la ficción a un niño tan cínico y pícaro como vulgar, sobrepasando la veracidad del realismo pero fundando así un arquetipo que vendrán a replicar, desde el mismo Cervantes, años más tarde en el Quijote con Sancho, o incluso siglos, como los personajes de Mark Twain; y que siguieron abrevando de esa veta, personajes pícaros del teatro o del cine como Chaplin, o Cantinflas para México.

Es importante la inclusión en las artes, en específico en las letras del Siglo de Oro, de las personas y los temas comunes, menos cortesanos y mas bucólicos, incluso plebeyos en el centro de las obras de los artistas. En el año de 1605 y posteriormente, en 1615 El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, se convierte en la piedra angular de la literatura, no solo en castellano, sino universal, aportando una escritura de puesta en abismo, conceptualmente genial, polifónica, es decir, que está escrita por diferentes manos y puntos de vista, de hecho está escrita dos veces y en dos partes por el mismo Cervantes, esto es un claro ejemplo de lo cómodo que se sentían al escribir con tal juego y desparpajo.

Otra de las ramas y estilos de la literatura que aportó el siglo de Oro fue la crónica de estilo épica, las cuales se obtuvieron de los diarios de soldados que conquistaron América como Bernal Díaz del Castillo, el Inca Garcilaso de la Vega o el mismo Cortés en sus cartas al Rey.

En territorio novohispano tenemos uno de los hitos en la poesía mas importantes de ese siglo, Sor Juana Inés de la Cruz, quien, a pesar de habérsele cerrado las puertas por el hecho de ser mujer, logró escribir textos de profunda complejidad, tanto política como filosófica pero que sobre todo influenciaría con su poesía a muchas generaciones de escritores en castellano.

A la segunda mitad del periodo denominado como siglo de Oro se le conoce como barroco, y en esta parte hay dos personajes importantes que incluso, peleados en la vida real complementaron el universo de las letras castellanas, estos fueron Lope de Vega y Luis de Góngora, de obra amplísima, que sin duda llevaron a una refinación máxima de cada uno en su estilo y en su esencia, el culteranismo y el conceptismo, respectivamente.

No quiero olvidar a otros autores como Calderón de la Barca, Tirso de Molina o Juan Ruiz de Alarcón pero a la brevedad de este espacio me limitaré solo a animarlos a que se asomen en alguna de sus obras, tampoco quiero olvidar, aunque no sea escritor, a uno de los pintores del renacimiento y que pertenece al denominado siglo de Oro Español, Diego Velázquez, quien a pesar de ser un pintor de cámara, en sus trazos vemos esa España que venía saliendo del medioevo, aún bucólica y religiosa.

Desde que abrimos un libro o empezamos a escribir sobre las teclas de la computadora o el teléfono celular, hay dentro del español que hoy hablamos y escribimos, las maneras, los estilos y algunas muletillas que hemos heredado de aquel periodo que se forjó hace mas de 500 años y que no solo se desarrollo en España sino también en México y Sudamérica, incluso algunos mitos que tienen su génesis en estas obras, como el de espantar a los niños con “Que viene el coco”, que se encuentra en El lazarillo de Tormes, cuando el hermanito de Lázaro se espanta del padre por ser de un color de piel más oscuro. Leer y releer a estos autores es ir al génesis de la explosión de nuestra lengua.

J.P.V.D.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

Ante incremento de contagios, tres estados en riesgo de semáforo rojo

Nuevo León, Durango y Coahuila son las tres entidades del país con mayor riesgo …